martes, 26 de junio de 2007

La violencia pisa fuerte en el Fútbol


Qué decir de hechos violentos que se han llevado a cabo en los últimos días, en los últimos años...en toda la historia de este deporte llamado FÚTBOL. Ya sea en la primera A, en la B, o la C, en todas las categorías de este entretenimiento tan popular y apasionante como es el FÚTBOL. ¿Pero entretenimiento para quienes? Sólo para unos pocos, sólo para aquellos hinchas que lleva a su club en el corazón y no para aquellos incivilizados que dan nota por el grado incompetencia al actuar.
Muchos son los cotejos en los que se produjeron incidentes de todas las categorías.
El incidente que se produjo en la cancha de Nueva Chicago entre los hinchas de Tigre y los de mataderos dejó como saldo un muerto y varios heridos.
Pero podemos recordar también los hechos que ocurrieron en el encuentro de la Primera B Nacional donde se enfrentaron los fanáticos de Almirante Brown y Estudiantes de Buenos Aires.
Éstos no son los únicos casos que existen de violencia en el fútbol. Son innumerables y no terminaríamos nunca de detallarlos.
Sin embargo no podemos dejar de referirnos a la presunta agresión del ex presidente del club Gimnasia Esgrima de la Plata, Juan José Muñoz, al arbitro Daniel Jiménez.
Otras acciones violentas que se dan con frecuencia son las que producen los barra bravas de River y Boca.
Estas son acciones que no deberían existir en este deporte. En este gran espectáculo deportivo que mueve a multitudes de personas.
En la mayoría de los países de Europa, los estadios de fútbol no cuentan con vallas perimetrales y el público disfruta del partido sin ingresar al campo de juego. En Argentina en cambio, no se puede frenar que la gente ingrese con piedras y bombas de estruendo, es por eso que sería imposible sacar los alambrados.
Acá ningún operativo de seguridad puede impedir los desmanes y evitar que la fiesta del juego se convierta en un show irracional y violento.
El fútbol de a poco se fue convirtiendo en un negocio, en el que conviven los delincuentes disfrazados de hinchas, los dirigentes que los apañan y los futbolistas que aportan de sus propios bolsillos.
Pero este circulo esta respaldado por el dirigente máximo del fútbol argentino, Don Julio Grondona, que se encuentra el como presidente de la AFA desde hace 28 años.
En nuestro país la violencia es moneda corriente, es cosa todos los días no solo en este deporte.
En esta sociedad a nadie le asombra que la barbarie pise fuerte en el fútbol.
La impunidad continúa y cada vez es mayor el poder con el que cuentan los barra bravas.
Esta y por muy dura que sea, es hoy la realidad de nuestro fútbol argentino. Y nadie hace nada por cambiarla. Nadie se responsabiliza por los hechos y la pelota continua rodando empapada en sangre y con la muerte de muchos inocentes.
Leila Estrada



1 comentario:

LamarK! dijo...

Y bue leila así es esto, por lo menos va a ser así hasta que alguien se ponga las pilas. Los dirigentes del fútbol bancan a las barras y los barras. Así que mientras esto sea así ellos van a tener impunidad para hacer lo que se les cante.

Ahora hay que ver que medidas se toman contra estos clubes, hace un tiempo a morón lo sancionaron MUY duramente, veremos si a Nueva Chicago le toca algo similar.